Ruta 5

La Nevera de Algimia-La Rápita-Jinquer- La Nevera de Algimia
(por el PRV-63.6)

Jueves, 4 de enero de 2004

        El aspecto que presenta el cielo el día de hoy hace presagiar una mañana magnífica para emprender el itinerario que decidimos ayer. Salgo como de costumbre en busca de mis amigos Joserra (padre e hijo) y una vez recogidos en Villarreal partimos hacia La Nevera de Algimia, punto neurálgico de la Sierra de Espadán desde donde parten varios itinerarios interesantes.

        A las 09:05 horas estamos preparados para comenzar la excursión. Cruzamos la carretera y enfilamos una pista de fuerte repecho que en unos metros toma una apreciable altura con respecto a la zona de recreo de La Nevera.

        
Itinerario completo

        En 5 minutos nos encontramos en una explanada con huerto de almendros y un desvío hacia la izquierda que tomamos dirigiéndonos hacia un corral que divisamos en todo momento. Por detrás del corral en cuya pared está marcada la señal del PR blanca-amarilla, parte una trocha bastante erosionada y con una pendiente de respeto. Vamos abrigados pero pienso que pronto tendremos que desprendernos de los polos. Tenemos que hacer unas paraditas antes de llegas a la cima del primer montículo que podría considerarse como el inicio del cordal que conforma esta particular sierra, y sobre el que discurre en su totalidad el recorrido de ascenso del día de hoy, son las 09:30 horas.

El Pico de La Rápita desde el sendero

        Ahora toca un corto descenso hasta un descansillo entre el montículo que procedemos y otro al norte a corta distancia y continuamos bajando hasta introducirnos en un pinar y otro collado donde se cruzan las sendas que nos llevarían o bien a la Carretera de Algimia-La Nevera por la izquierda o bien a la pista de Jinquer por la derecha, nos encontramos en la zona denominada Ceja de Jinquer. Nuestra ruta es al frente ahora de nuevo en ascenso pero no tan duro y siempre entre pinares que alegran la vista y con los incipientes rayos solares que comienzan a surtir efecto bajo el abrigo de nuestros polos por lo que pensamos llegado el momento de desprendernos de ropa.

        Llegamos a otra zona de llano alcanzando un pino señalado con marca blanco-amarilla a las 10:10. Reemprendida la marcha nos cruzamos con unos excursionistas que vienen en sentido contrario, todavía queda un rato para alcanzar la cota máxima -nos informan. Nuevamente el sendero apunta hacia arriba llegando a un alto bastante extenso que en un primer momento nos desorienta pues los pinos nos impiden la visión de algún pico de mas altura y pensamos que nos encontramos en La Rápita, pero no es así, todavía tendríamos que sufrir un poco.

        Continuamos por un tramo muy bonito rodeado de pinos y bastante llano hasta que al salir a un claro vemos por fin emergiendo al frente el agudo pico de La Rápita. Después de pasar un collado, llegamos a una señal de madera que señala el lugar como "Los Cubos", son las 10:50 horas. A partir de ahí es cuando afrontamos la última pendiente por terreno más erosionado y desprotegido y a las 11:00 horas coronamos el pico (1106 mts), máxima altitud de la Sierra de Espadán.

        Una señal de madera señaliza el lugar "PRV-63.6 LA RAPITA" y otras dos señalan la dirección de los senderos "A la Nevera 1h" y "A Algimia 1h20". Descargamos las mochilas, nos abrigamos por si acaso y a almorzar toca y de paso aprovechar el tiempo contemplando el panorama.

Bella perspectiva desde La Rápita hacia el sureste con el Pico de Espadán en primer término

        Una inspección por los alrededores nos refleja que ha sido utilizado como lugar de observación militar por los restos de fortificaciones y trincheras y es que desde aquí la panorámica es verdaderamente amplia. Hacia el norte en primer lugar se divisa la población de Villamalur que parece fundida a la sierra entre pinares y al fondo el Macizo de Peñagolosa. Girando la vista hacia levante vamos descubriendo las formaciones montañosas costeras del Desierto de Las Palmas, las Agujas de Santa Agueda, las ciudades de Castellón y Villarreal, Onda, ... el mar...., mientras hacia el sureste contemplamos las cumbres mas importantes de la sierra entre las que destaca en primer término el Pico de Espadán (tercera cota). Las laderas del pico que dan al suroeste son muy escarpadas y de accesibilidad normal completamente prohibida.

Panorama desde el Pico de La Rápita hacia el Norte

Despues de haber "firmado" la estancia con unas fotos, no tenemos mas remedio que continuar, todavía nos queda mucho trecho por hacer. Nos colgamos los bártulos y adelante!!.

        El sendero al que nos dirige la señal está muy bien marcado pero la bajada hace crujir nuestras rodillas que tardan un rato en acomodarse al descenso. La senda todavía está blanca de la escarcha que ha caído la noche pasada y que el calor del sol todavía no ha podido deshacer. Así que hay que marchar con suma atención para no resbalar. En media hora estamos en el Collado de Villamalur. Allí un sendero a la izquierda se dirige a Algimia pero nosotros nos desviamos hacia la derecha en busca del Collado de Cuatro Caminos. Pasamos unos momentos difíciles entre zarzas y maleza para alcanzar el sendero que se divisa nitidamente en la otra vertiente del barranco pero una vez en él, todo es "coser y cantar" y en 20 minutos nos plantamos en una encrucijada de caminos que da nombre a los Cuatro Caminos.

         A la derecha podemos contemplar el vallecillo del Jinquer por el que discurre el Río Veo en toda su extensión y hacia allí dirigimos nuestros pasos, ahora por una buena pista en descenso continuado y regular.

        A los 15 minutos hay que prestar atención porque si siguiéramos la pista al frente nos habríamos equivocado, de todas formas una señal negativa nos avisa. Tenemos que torcer bruscamente a la derecha en busca del cauce seco del río que cruzamos.

        A partir de aquí comienzan las tierras de cultivo pero en primer lugar merece la atención un bosquecillo de castaños que en esta época, como es natural, se encuentran desprovistos de follaje y por lo tanto no se pueden admirar como hubiera sido nuestro gusto. Habrá que volver en primavera o verano.

        El próximo punto de referencia es el desvío al despoblado de Jinquer del que se contempla las ruinas del castillo en primer término. Nosotros tomamos la pista de la derecha que en ese punto comienza a ascender con suavidad.

Comederos para perdices

     A los 5 minutos de marcha, nos percatamos bajo una encina a nuestra derecha junto a una torrentera, de tres postes de madera coronados por una especie de macetas de plástico de color negro, y por mas que le damos vueltas a la cabeza no llegamos a comprender su utilidad; días después nos sacan de dudas, se trata de comederos para perdices "plantadas" por alguna asociación de cazadores.

        Seguimos nuestra marcha porque el tiempo se nos está echando encima, 5 minutos mas tarde, tras una curva cerrada a la derecha, se encuentra el inicio de una senda que de seguirla nos conduciría al cordal por el que hemos hecho el recorrido de ida.

Vista del Vallecillo de Jinquer (al fondo el comienzo de la pista en Cuatro Caminos)

Nosotros seguimos la pista cuyo trazado discurre en continuo ascenso y mientras rodeamos el primer montículo del cordal de la sierra, vamos contemplando a nuestra izquierda los restos de las desvencijadas casas que formaban el poblado de Jinquer pudiendo observar de qué manera la vegetación va adueñándose poco a poco de ellas. Dejamos la visita de Jinquer para otra ocasión y casi sin darnos cuenta llegamos a un collado donde se levanta una casa de aperos y avanzado un poco más ya en descenso termina la pista junto a un corral , son las 13:30 horas.

        La pista se convierte en un sendero que en descenso termina de bordear el montículo por unos parajes de vegetación espesa donde las zarzas se van apoderando sin remisión del camino, incluso unas cuantas de ellas con la colaboración de otras especies espinosas forman bóveda sobre el camino y tenemos que inclinarnos a su paso para evitar vernos a la salida "hechos unos Cristos". Finalmente, y tras salvar un barranco, el sendero conecta con otra pista que tras un brusco repecho nos conduce al primer cruce del día de hoy. Poco después descendemos hasta al area de descanso donde tenemos estacionado el coche. Un día lindo de verdad, lástima que se nos haya hecho un poco tarde, son las 13:55 horas.

                      Tabla de contenido