Llegada a Ribadiso

33ª Jornada

Domingo, 26 de mayo de 2002

Melide-Arzúa

Parcial 14 Km; Total 707 Km; A Santiago: 37 Km

Bosques de eucaliptos

    Esta noche he dormido bastante bien en este estupendo Albergue, me hago algo el remolón para levantarme, de todas maneras, que más da, que vayan saliendo los demás peregrinos, todavía la alemana de la cama superior sigue durmiendo o haciéndose la dormida.

       Los burgaleses hace media hora que han salido cuando traspaso la puerta del albergue. Ya veremos si hay algún bar abierto, será difícil porque precisamente hoy es domingo. Según me descubrió Juan Luis, no es preciso seguir por la calle San Antonio para salir al Camino, se cruza ésta y por un corto callejón en fuerte pendiente se alcanza la carretera hacia Santiago, paso por delante del restaurante Sony y como era de esperar se encontraba cerrado, que le vamos a hacer, habrá que seguir en ayunas hasta el primer bar que haya abierto pues encima se me han acabado las barras energéticas.

       Cuando llego a las últimas casas del pueblo, tomo a la izquierda la carretera de San Martiño y enseguida a la derecha se enfila el Camino y tras cruzar el río Lázaro, se llega al Carballal. Por aquí alcanzo a algunos peregrinos conocidos entre ellos a un peruano-alemán que va acompañado por dos alemanes, nos damos los buenos días y el consabido Buen Camino y les rebaso. En estos momentos la ruta atraviesa un bosque de eucaliptos mezclados con robles y otras especies autóctonas, llegando a la aldea de Raido, donde en una huerta a la derecha, un hermoso gallo coquetea, ufano él, entre varias gallinas y pavos.

       De momento el tiempo parece que nos respeta pero me da el corazón que puede cambiar en cualquier momento. Poco después entre pinos y helechos se llega al arroyo Valverde, cruzado el cual se entra en la localidad de Boente después de una hora de marcha.

       Una vez que salgo de la aldea, se cruza la carretera por un túnel descendiendo hasta el vallejo formado por el río Boente que se salva por un puente siguiendo en ascenso hasta la localidad de Castañeda. En este lugar era donde los peregrinos depositaban las piedras de caliza que transportaban desde Triacastela, en unos hornos que las convertían en cal que era utilizada para la construcción de la Catedral de Santiago.

       Un cártel me indica que a 200 metros desviado del camino se encuentra una tienda de ultramarinos con bar, menos mal porque el ayuno de esta mañana empezaba a hacerse notar. El bar está lleno de peregrinos como no podía ser de otra manera, entre ellos mis compañeros Juan Luis y Visi y los dos matrimonios catalanes. Cuando me toca el turno pido un par de huevos fritos de corral con pan gallego y vino del país, que me convierten en otra persona. Descansamos un rato el almuerzo pues no teníamos prisa. Sin embargo, Visi se empieza a impacientar para no perder la costumbre, nos dice que como sigamos tan parsimoniosos no vamos a encontrar cama en el albergue; menuda obsesión la suya.

 Puente sobre el río Iso      Salimos del bar y en continuos toboganes primero cruzamos el arroyo Ribeiral y poco después salvando el desnivel formado por los tajos que forma la carretera nacional por un puente de cemento, llegamos a la ribera del río Iso, y cruzando el puente encontramos a la derecha el lugar donde se ubicaba el antiguo Hospital de San Antón de Ponte de Ribadiso que fue restaurado para convertirlo en el actual Albergue de Peregrinos, en un lugar paradisíaco de verdad, a orillas del río y con la bella imagen del puente romano de un arco entre exhuberante vegetación. A pesar de las protestas de Visi, entramos al conjunto del albergue, descargando las mochilas para descansar un rato. Unas fotos son obligatorias. Pronto, entre los refunfuños de Visi y su impaciencia, no tenemos mas remedio que cargar con los bártulos y ponernos en camino.

       Dos kilómetros más entre bosque de eucaliptos por un terreno en cuesta, llegamos a las primeras casas de la localidad de Arzúa que se hace tan larga como Melide para alcanzar el centro.

       Yo me quedo en el Hostal Teodora mientras Juan Luis y Visi se dirigen por la calle de Santiago al albergue. Hoy tengo ganas de darme un buen baño y dormir entre sábanas. Nada más entrar en el hostal comienza a llover, menos mal, de buena nos hemos librado. Realmente ha debido ser esta etapa la de mas subidas y bajadas del Camino y eso pasa factura a las piernas.

       Una vez aseado y recompuesto, me acerco a la plaza de la Iglesia Parroquial de Santiago donde he quedado con Juan Luis para ir a comer. Me lleva al Bar-Hostal El Peregrino donde dice que preparan un pollo de corral auténtico buenísimo. Pero hoy no lo tenían, así que pedimos caldo gallego y merluza a la gallega teniendo suerte con la elección.

       Nos retiramos cada uno a nuestro aposento, hay que echarse una buena siesta que relaje los músculos de las piernas. A las seis recibo la llamada del amigo Carlos Zarca de la Lista de Amigos del Camino de Santiago para interesarse por mi estado e infundirme ánimos, lo cual le agradezco de verdad, ya prácticamente el Camino estaba hecho, solo una desgracia podría truncar el ansiado abrazo final al Apóstol.

       Me levanto bastante descansado, en el exterior esta lloviendo así que me siento ante el pupitre de la habitación para continuar con el borrador de Mi Diario.

Monumento a las vaquiñas - Arzúa       A las ocho me dirijo al centro y me acerco a la Iglesia de Santiago para asistir a la Misa del Peregrino con Juan Luis y Visi. Terminada la Misa Juan Luis y yo orientamos de nuevo nuestros pasos al Bar “El Peregrino” para cenar, Visi como de costumbre se retira al Albergue. Esta vez me pido una ración de pulpo a la gallega y queso de Arzúa con membrillo, no podía dejar la zona sin probar su exquisito queso. Todo muy sabroso.

       Entre unas cosas y otras se han hecho las diez y media, hora razonable para retirarse a dormir. Solo restan 40 km escasos para llegar a Compostela y no creo que tenga dificultades a estas alturas para hacerlos en dos jornadas. Lo peor queda ya en el recuerdo.

       Buenas noches y hasta mañana.

Vista aerea de Arzúa

Palas de Rei-Melide Arzúa-Pedrouzo (Arca)

Tabla de contenido

   Inicio