Me llamo Mario, nací en Madrid el 2 de febrero de 1942 y cuando inicio el Camino cuento con 59 años. En la actualidad resido en Castellón de la Plana. Estoy casado con Loli y tengo 3 hijas, Lolita, Esther y Mercedes. He sido Marino Mercante de profesión y como tal navegué durante 27 años, después accedí a la Administración del Estado como ATLM en el ISM, fui transferido a la Administración de la Comunidad Autónoma de residencia donde presté mis servicios durante mi último año de vida laboral. Cuando me jubilé el 1 de enero de 2001, me surgió la idea de emprender un viaje muy especial, realizar a pie el Camino de Santiago.

    La idea fue madurando durante la primavera y una vez convencido de mi decisión adquirí la mochila, el calzado y complementos que consideré mas adecuados para la peregrinación y utilicé a fondo los dos meses de verano para entrenarme.

    Normalmente hacía  de 15 a 20 km diarios por todo tipo de terreno. Salía al amanecer, de 6:30 a 7:00 horas  y de 10:30 a 11:00 horas ya estaba de vuelta en casa, así evitaba en lo posible el fuerte calor de la época estival. En total hice 750 Km  controlados, justo los que separan a Santiago de Roncesvalles; entonces consideré que ya me encontraba preparado física y  mentalmente y que había llegado el ansiado momento para iniciar el peregrinaje.

      Mi objetivo era realizar todo el recorrido del Camino Francés desde S. Jean-le-Pied-de-Port ya que al estar jubilado disponía de todo el tiempo necesario para ello, pero al final opté por hacerlo desde Roncesvalles  de una tirada . Muy a mi pesar y por motivos ajenos a mi voluntad, tuve que suspenderlo en Santo Domingo de la Calzada sin haber logrado el objetivo, aunque el esfuerzo de esos primeros 190 Km. mereció la pena. Tal fué la huella que dejó grabada en mi interior esa primera aproximación al Camino, que una vez repuesto y entrenado, lo reanudé en la primavera siguiente.

    Aunque "Mi Diario" va dirigido preferentemente a mi familia y círculo de amistades, creo que también merecerá el interés de futuros peregrinos e incluso de los amantes del Camino ya curtidos veteranos, por lo menos, esa es mi modesta intención.

   Aunque la mayoría de las imágenes intercaladas en el texto han sido tomadas durante el recorrido, me he permitido la licencia de emplear algunas copias de diferentes web's sobre el Camino teniendo en cuenta su relación con mi relato.

      Sin más preámbulos, doy comienzo a "Mi Diario" deseando sirva de acicate para que otras personas interesadas y que se encuentran indecisas  pierdan el miedo y se apunten a la peregrinación; no importa la edad o el sexo ni si emprenderlo en solitario o en compañía, de verdad, puedo asegurarles que no se arrepentirán. Por lo menos para mí, ha sido una experiencia que no olvidaré mientras viva.

         Castellón de la Plana, Septiembre 2002

Tabla de contenido Preliminares