Canal de Castilla

25ª Jornada

Viernes, 22 de abril de 2005

Boadilla del Camino-Carrión de los Condes

Parcial 25 Km; Total 671,5 Km; A Santiago: 403,5 Km

Santa María la Blanca

Jardín del Albergue de Boadilla

Desayuno en el mismo Albergue. Desde Zaragoza, es el primer día verdaderamente bueno. El cielo sin una nube hace presagiar una etapa espléndida. El portugués Pedro me hace una foto en el jardín. Después de despedirme de los atentos hospitaleros doy inicio a la 25ª jornada. Tengo la impresión que hoy va a dar gusto caminar.

En hora y un poco más me presento en Frómista que está a 6 km. Antes he recorrido un bello tramo por el camino de sirga del Canal de Castilla hasta alcanzar las esclusas. Allí coincido con Jordi y Pedro que marchan en compañía. No me resisto a visitar la Iglesia de San Martín del más puro estilo románico. Es sobrecogedora la contemplación del solitario crucifijo del ábside.

Reanudo el camino en solitario por un andadero paralelo a la carretera. En menos de una hora estoy atravesando la localidad de Población de Campos. Aquí todos los pueblos suelen tener el apellido de la comarca. Distingo la espalda de Chris que entra en un bar. Para mí es pronto aún para almorzar.

Una hora más me lleva a Revenga de Campos. Allí hago la parada en un bar a la izquierda de la carretera. Al poco rato entra el italiano “Romano” que no se encuentra muy bien, -debe ser la gripe –dice-. La dueña le ofrece un fármaco para intentar aliviarle. Yo doy cuenta del resto de queso que había comprado en Castrogeriz, ayudado con una cerveza. Noto en un pié la señal característica de una incipiente ampolla –vaya por Dios!!- la primera del Camino. Me descalzo, aireo los pies y me cambio de calcetines. Mientras tanto entra Chris. Aquí cada uno va a su aire que es la mejor forma de caminar.

Al poco rato de salir de Revenga me alcanzan Jordi y Pedro. Después de acompañarme un rato me dejan, ellos llevan una marcha más rápida. Quedamos en vernos en Villalcázar de Sirga que se encuentra a 6 km.

Con Jordi en el Mesón de Villalcázar de Sirga

Desde bastante lejos ya se puede divisar la silueta de la Iglesia Parroquial. Más o menos en una hora me desvío para entrar en Villalcázar, es hora de comer y descansar. Pierdo unos minutos para contemplar la maravillosa y original portada del grandioso templo dedicado a Sta. Mª la Blanca en el que aún pervive el recuerdo de los Templarios así como las hermosas Cántigas en su honor de Alfonso X el Sabio. Destaca en su interior el Retablo de la escuela de Berruguete, el de Santiago, Cristóbal de Herrera y unos Sarcófagos del siglo XIII, joyas del arte funerario medieval. Acto seguido me acerco al “Mesón”. En él se halla Jordi que ya le había oído que andaba con ganas de comer un buen asado. Yo me conformo con el Menú del Peregrino que encuentro apetecible. Durante la comida charlamos de la familia, ocupaciones y noticias de carácter general. En cuestiones políticas disentimos. El opina desde una perspectiva digna de su edad, en cambio yo lo hago desde la madurez. Es natural que surjan opiniones discordantes, pero en todo momento aceptamos la opinión del otro con respeto mutuo. Hemos comido de maravilla rodeado de un ambiente con abundancia de connotaciones templarias.

A partir de aquí caminamos en compañía. Pedro se debe haber “despistado”. Caminamos por el andadero sin prisas ya solo nos quedan 6 km para Carrión. De todas formas, después de la comilona, no apetece ir muy rápido.

A las 17:00 horas hacemos la entrada en Carrión de los Condes. Jordi va directamente al Albergue Municipal, a mi me apetece hoy dormir en mayor intimidad así que me hospedo en el Hostal Santiago. Al final me ha salido la primera ampolla del Camino y es que éstas aparecen en el momento más imprevisto. La pincho esperando que de aquí a mañana se me haya secado.

Después de una cena ligera en el restaurante “La Corte”, me retiro a descansar que mañana espero poder llegar a Sahagún y la etapa es larga.

Buenas noches y hasta mañana

  

Hontanas-Boadilla del Camino Carrión de los Condes-Sahagún
Inicio