Hito creado por Genaro a la salida de Urdax

15ª JORNADA

Urdax – Elizondo (21 km)

Lunes, 16 de junio de 2008

Son las 06:30 horas cuando Juan toca diana. He dormido casi de un tirón. Desayunamos con la leche y las galletas que compramos ayer y a las 07:30 horas ya estamos dispuestos a iniciar la jornada. De momento el tiempo es bueno para andar, se ven algunas nubes desperdigadas por el cielo.

Curiosa flecha sobre el Camino
Manantial en la subida al Puerto de Otsondo

Cruzamos en sentido contrario al de ayer el puente sobre el río Ugarana y enseguida sale a la derecha un camino que se interna en un bosque de avellanos y plátanos orientales y discurre paralelo al río. Por terreno todavía llano pasamos junto a una calera en bastante buen estado de conservación. Un segundo puente y de repente, sin tiempo para calentarse, comenzamos a afrontar los repechos mas severos en busca del Puerto de Otsondo. Una curiosa señal de un bordón sobre una gran flecha amarilla pintada en el pavimento de cemento no da lugar a ninguna duda de que caminamos en la dirección correcta. La cuesta es dura y nos hace jadear. Cada uno a nuestro ritmo, vamos superando altitud. De los 95 m de cota de Urdax tenemos que alcanzar los 577 m del puerto en un recorrido de poco más de 4 km. Esto da una idea de la dureza de las cuestas y especialmente al inicio de la etapa se nota. Aprieto los dientes y adelante. Termina el pavimento de cemento pero sigue una buena pista de tierra que zigzagueando continua ganando altura. No sé de que forma, pero me doy cuenta que subo en solitario, Juan y Pepe se han quedado rezagados posiblemente han tenido que hacer alguna parada técnica. Unos caballos se presentan delante de mí. Los paso con precaución para no espantarlos. Por detrás ya veo a Pepe y Juan que se van aproximando.

A los 2,3 km del Monasterio y 324 m de altitud, pasamos junto al Caserío Ikatzatekoborda que dejamos a la izquierda entre una arboleda de fresnos y cerezos y un sotobosque de helechos. A partir de aquí, se suaviza la pendiente. Salimos a terreno mas abierto. Tras una curva vemos aparecer a lo lejos frente a nosotros la silueta cónica del Monte Alkurruntz. La pista comienza a descender suavemente y tras dejar un viejo bunker a la derecha, llegamos a un collado y un cruce. Siguiendo la indicación de una flecha amarilla pintada en el tronco de un pino, tomamos a la derecha.

Penetramos en un bosque donde se mezclan pinos y alerces. El paisaje es hermoso y el buen tiempo nos acompaña. ¿Se puede pedir más? Caminamos ahora por el bosque en llano. Nos encontramos a 445 m de altitud. Después de cruzar una pista forestal, la senda se encajona en ascenso por la vertiente de un barranquillo con mucha umbría que vamos bordeando hasta alcanzar una pista ancha. Pepe ha quedado algo retrasado. Tomamos la pista a la izquierda y a unos 20 metros salimos de ella por la derecha a través de una senda que va ganando rápidamente altura entre pinos.

A unos 300 metros de la pista y tras cruzar un portillo y unas escaleras, llegamos al merendero del Puerto de Otsondo junto a la carretera nacional. Hay fuente, mesas, bancos y servicios a la sombra de los pinos y un piso que parece una alfombra verde. Muy bonito y acogedor. Pepe no llega. Juan toca el silbato repetidas veces. ¿Dónde se habrá metido? Es extraño. Al final aparece entre los pinos y se explica. No ha visto la flecha indicadora de la senda que deja la pista y ha continuado por ella hasta que se ha dado cuenta que iba retrocediendo. En fin, gajes del oficio, ya estamos los tres juntos descansando y tomando agua y unas pastillas energéticas. Son las 09:00 horas. Sentimos fresco. No se puede permanecer aquí por mucho tiempo.

Descendemos hasta la carretera general, cruzándola y siguiendo por la carreterilla local que se dirige al Repetidor de Teléfónica en el Monte Gorramundi. Nada más pasar un paso canadiense se encuentra otro hito del Camino de Santiago parecido al de la rotonda de Dantxarinea pero más pequeño y que indica con una flecha la dirección a Amaiur (3 km). Ambos grabados llevan la firma del artista Cesáreo Soulé de Ariskun que junto a Genaro Fagoaga de Urdax se encargan de realzar el Camino de Santiago con sus obras de arte.

Hito jacobeo creado por C. Soulé en el Puerto de Otsondo
Descendiendo el Puerto de Otsondo hacia el Valle del Baztán

La flecha nos desvía por un sendero paralelo a la carretera que desciende por la ladera opuesta del Puerto de Otsondo para ir girando en fuerte descenso entre un bosque de alerces hasta salir a viejos prados invadidos por los helechos. Caminamos con el barranco a nuestra derecha. Nada más sobrepasar una haya solitaria hay que desviarse por una senda que sale a la derecha debidamente señalizada. La senda desciende formando eses y en unos minutos tenemos la oportunidad de tener una visión panorámica del extenso Valle del Baztán salpicado de caseríos entre verdes praderas, pinceladas de bosquecillos y regatas. Una de las mejores vistas panorámicas de la Ruta del Baztán. Es obligado un alto en el Camino para inundarnos de Naturaleza. Verdaderamente espectacular. Escenario a propósito para que Juan comience a cantar el "Gracias a la vida..." Pero hay que continuar aunque nos pese, no queda mas remedio.

Seguimos nuestro descenso, ahora entre un bosque de hermosos robles hasta alcanzar un caserío que dejamos a la izquierda y desde donde nos “saludan” unos perros con sus desaforados ladridos. Dejamos la pista de acceso al caserío y torcemos a la derecha cruzando un arroyo sobre unos troncos resbaladizos. Poco después, salimos a una pista de cemento. Prácticamente nos encontramos en el valle. El horizonte se abre hacia la carretera general.

En memoria de los últimos combatientes....

Las flechas no dan lugar a dudas. Ahora la carreterilla discurre por el valle con unas preciosas vistas a la derecha y numerosos caseríos entre las praderas y huertas que se extienden como mosaicos hasta la carretera general. Para ser 3 km los que había desde el hito hasta Amaiur, nos da la sensación que estamos tardando mucho. Llevamos casi una hora caminando desde el hito. Nos cruzamos con un matrimonio de edad. Han salido a pasear, son los antiguos propietarios de un caserío que nos señalan. Está abandonado. Nos dicen que todavía nos queda más de un kilómetro para llegar al pueblo. Evidentemente el kilometraje grabado en la piedra está equivocado.

Ya podemos ver a nuestra izquierda, en lo alto de una colina, un monolito, sobresaliendo de las ruinas del Castillo de Maya, construido en memoria de los últimos combatientes navarros asediados en el castillo por las tropas castellanas, defendiendo la independencia de Navarra y que tuvieron que capitular el 22 de julio de 1522 tras siete días de ataques.

Poco después, pasamos ante una bella fuente de piedra y 400 metros más adelante, tras una cuestecilla, dejamos a la derecha la Ermita de la Virgen del Pilar, entrando en las primeras casas de Amaiur/Maya. Han sido casi 5 km desde el hito del Puerto de Otsondo. Son las 10:30 horas. Desde  Urdaz hemos andado 9,3 km.

Preguntamos por un bar donde almorzar . -No hay ningún bar abierto en el pueblo, el más cercano está a unos 3 km- nos informa un paisano. Además nos recomienda que sigamos por la carretera, el Camino debe encontrarse intransitable. En una casona al fondo de una plaza del centro del pueblo, donde está la posada, se ubica en el segundo piso el Albergue de Peregrinos.

El cielo se está cubriendo por momentos y no tarda mucho en ponerse a llover. No hay más remedio que pararse a enfundarse los chubasqueros y sacar el paraguas.

Saliendo de Amaiur
Iglesia de Amaiur

Salimos del pueblo bajo un arco, dejando la Iglesia y un crucero a nuestra izquierda. Tal como está el día y muy pesar nuestro, optamos por evitar los caminos embarrados y seguir por la carretera [1] . Enlazamos con la general a unos 400 metros [2] , siguiendo por ella durante 2 km. Aquí recuperamos las flechas amarillas que proceden de la alternativa de Urrasun. Nos desviamos a la izquierda dirección a Erratzu e Izpegui. A 200 metros, junto a unas naves industriales encontramos un bar-asador abierto. Llegó la hora de un buen almuerzo y esperar a ver si escampa.

Sin pensarlo y casi al unísono nos pedimos unos bocadillos de tortilla de txistorra [3]. ¡Menudos bocadillos! Casi una barra de pan rellena de crujiente txistorra. Yo no soy capaz de terminarlo, Juan se encarga del resto. Me parece que hasta la cena ya tenemos bastante.

Puente medieval sobre el río Baztán, próximos a Arizcun

Gracias a Dios, ha dejado de llover. Tras pasar las naves industriales, giramos a la derecha y a 200 metros nos encontramos con un bonito puente medieval sobre el río Baztán que debemos cruzar. Merece una parada para tomar fotos. Ya estamos cerca de Arizcun, que podemos divisar un poco en alto. Por un carretil entre huertas y piso herboso y piedras sueltas, abordamos la población de Arizcun en pleno corazón del valle del Baztán (en este punto nos incorporamos al Camino que pasa por la Ermita de San Miguel).

Iglesia de Arizcun

A la izquierda queda el Convento de las Clarisas con fachada barroca muy llamativa. Por la travesía vamos admirando las hermosas casas con balconadas de madera muy floridas, pasamos junto a la Iglesia y las Escuelas con un esbelto tilo en el centro del patio, continuando hacia la carretera general. A 400 metros del tilo, la carretera forma una curva muy cerrada de donde sale la carretera hacia Aintzialde. Sin entrar en ella, 20 metros más arranca un desvío que enlaza con una calzada romana recientemente recuperada, descendiendo entre filas de árboles y ribazos hasta una regata que cruzamos por un puentecillo de piedras. Ascendemos por piso de piedras desgastadas y resbaladizas, saliendo entre viejos robles a la carretera de Aintzialde. Tomamos a la derecha y 100 metros mas adelante nos desviamos por la primera carreterilla que encontramos en descenso hasta la carretera general, saliendo a ella frente al Caserío de Dormintxinea.

Tomamos hacia la izquierda por el arcén de la carretera disfrutando de las vistas panorámicas que nos ofrece el Valle y el río Baztán que va jugando con la carretera. Cruzamos el río por un puente y a 650 metros una flecha amarilla sobre el arcén nos desvía a la izquierda por una senda repleta de vegetación que desciende hacia el río. Senda flanqueada de avellanos, y suelo de ortigas y helechos que discurre por la ribera en un entorno de gran belleza. Gracias que vamos con pantalones largos que impiden que nuestras piernas rocen con las ortigas. Llevamos la carretera casi de la mano derecha. Pasada una granja, el sendero se convierte en camino y después de haber recorrido 1 km desde el desvío entramos en el pintoresco barrio de Elbetea a tiro de piedra de Elizondo, pasando por la Iglesia de Santa Cruz. 400 metros mas adelante, enlazamos con la general y tras cruzar el puente sobre el Río Baztán, que a partir de Santesteban tomará rumbo norte con el nombre Río Bidasoa en busca de la frontera, entramos en las primeras edificaciones de Elizondo/Baztán, la capital del valle.

Siguiendo por la travesía que toma el nombre de Calle de Santiago, a 350 metros nos encontramos en unos jardines frente a la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de construcción relativamente moderna [4] en la que destacan las dos torres -una de ellas campanario-, a ambos lados de la fachada principal ornamentada con imágenes sobre azulejos policromados del Creador y los doce Apóstoles y con una estatua de Santiago peregrino presidiendo el atrio.

Iglesia de Santiago
Santiago Peregrino presidiendo el atrio

Una vez tomadas unas fotografías, continuamos por la Calle de Santiago, arteria principal del pueblo, buscando el puente que según nos han dicho hemos de cruzar para dirigirnos al Albergue Juvenil de Lekaroz donde tenemos reservado alojamiento.

Pasamos junto a la Plaza de los Fueros donde se ubica el Ayuntamiento y una vez cruzado el río, enfilamos la calle Braulio Iriarte, popularmente la “calle del Sol”,  hasta encontrar el sendero señalizado que entre huertas y arboleda enlaza con un carretil asfaltado que nos lleva hasta el Instituto de Lekaroz en cuyas dependencias se haya emplazado el Albergue Juvenil. Desde la Plaza de los Fueros son 2 km. Hemos terminado la etapa. Prácticamente hemos recorrido de norte a sur la totalidad del Valle del Baztán.

Enseguida nos asignan una amplia habitación, donde se reparten seis camas, con balcón y vistas al campo de deportes. Como siempre, una buena ducha en los estupendos servicios que dispone el Albergue y colada. Mientras tanto, Juan llama por teléfono a Luis Mari, gran valedor del Camino de Santiago del Baztán, y quedamos para vernos en la Plaza de los Fueros una hora mas tarde.

Una vez realizados los “deberes peregrinos”, nos disponemos a acercarnos al centro urbano, donde nos encontramos con Luis Mari y juntos nos sentamos en una terraza junto a la Plaza de los Fueros. Es una pena que la fachada del Ayuntamiento se encuentre en obras. Con unas cervezas intercambiamos impresiones del Camino realizado hasta el momento y aprovechamos para felicitar a Luis Mari por la buena señalización del Camino, agradeciéndole la información facilitada que nos está siendo de gran utilidad. Lástima que haya tramos impracticables por el barro. Pero contra eso no se puede hacer nada. Si no fuera por el agua que cae, el valle no sería tan hermoso. Para la próxima etapa, nos aconseja hacer noche en Almandoz o la Venta de San Blas. Después de un buen rato de charla, nos entrega una guía del “Camino de Santiago por Baztán”, editada por la “Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Urdax-Baztán” y nos despedimos, quedando a nuestra disposición si fuera necesario, lo cual agradecemos de verdad.

Degustando un buen chocolate

Acto seguido nos acercamos a la Pastelería Malkorra que hemos visto al pasar por la Calle de Santiago, donde matamos el tiempo degustando unas buenas tazas de chocolate acompañadas de bollería. La tarde se está volviendo fría y no tarda mucho en ponerse a llover con ganas. No tendremos más remedio que tomar un taxi para volver al Albergue. Pero no es necesario, de inmediato recibimos una llamada de Luis Mari que parece como si nos hubiera oído y se ofrece a llevarnos en su coche al Albergue. Está en todo.

Llegados al Albergue, Juan se interesa por el Convento que se encuentra al lado, a cuya Iglesia bajaba de Zigaurre en sus tiempos de estudiante. Se encuentra abandonado –le contesta Luis Mari- creo que lo ha adquirido la Junta de Navarra para establecer una Escuela de Idiomas. Esta vez no le será posible a Juan visitar la Iglesia como hubiera sido su deseo.

En el Albergue nos encontramos con un enjambre de chiquillería. Debe tratarse de una excursión de colegiales. Arman un barullo espantoso por los pasillos. Todo son correrías entre gritos de un lado a otro.

La cena en el mismo albergue, aceptable. Para hacer tiempo nos quedamos viendo por televisión el partido del Mundial de fútbol entre Austria y Alemania pero es tanto el revuelo que arman los colegiales que no es posible centrarse en el partido, así que nos retiramos a dormir. Menos mal que los maestros se turnarán por la noche para hacer “imaginaria”.

Mientras concilio el sueño, no se me va de la cabeza el bello paisaje contemplado durante esta jornada. La verdad es que ha sido un acierto haber elegido este Camino.

Buenas noches y hasta mañana.



[1] Nota del redactor: Por la izquierda del crucero, sale el Camino por el Palacio de Arsua, la Ermita de San Miguel y Arizcun.

[2] Nota del redactor: Pasado el cruce, a unos 170 metros sale un camono a la derecha junto a un bunker que conduce a la variante de Urrasun.

[3] Txistorra: Una especie de embutido fino típico de Navarra, elaborado con una mezcla de magra y tocino de cerdo, pimentón y ajo,.

[4] Nota del redactor: La Iglesia Parroquial de Santiago, fue inaugurada en el año 1920 en sustitución de la que había junto al Ayuntamiento destrozada por las inundaciones de 1913. Una de las torres de la Iglesia es la original, la otra es una réplica.