Largas "longanizas" entre Villamayor y Los Arcos

8ª Jornada
Viernes, 25 de abril de 2003

Estella-Los Arcos

Parcial 21 Km; Total 202,8 Km; A Santiago: 625 Km

Verdes soledades

            Nos levantamos sin prisas, Pascual debe tomar un autobús que le aproximará a su hogar. Le acompaño a la Estación de Autobuses y me despido con un fuerte abrazo y con la promesa de mantenernos en contacto. Buen Camino!! -me desea. Noto que las lágrimas están a punto de aflorar de sus ojos. Otro buen amigo y peregrino que dejo en el Camino. Me llevo la impresión que lo intentará de nuevo.

        Cruzo el puente sobre el río Ega y por la Puerta de Castilla enfilo la salida de Estella. Otra vez solo con la realidad del Camino. A la derecha encuentro un supermercado abierto y me hago con un bocadillo y fruta para el almuerzo. Llego al Monasterio de Santa María la Real de Irache, antiguo Hospital de Peregrinos. enclavado en la falda del mítico Montejurra. Iniciado en estilo románico, terminó su construcción en el siglo XII. Como aún permanece cerrado a los visitantes, sigo adelante. Hoy hace un buen día, algo de calor pero una suave brisa procedente de la Sierra de Urbasa cuya silueta se dibuja hacia el norte, ayuda a caminar. Sigo encontrándome con peregrinos casi todos extranjeros que siguen mis pasos a cierta distancia por delante y por detrás.
La fuente-aljibe medieval llegando a Villamayor de Monjardín

         De Ázqueta a Villamayor de Monjardín supero el fuerte repecho que existe hasta la fuente, mas bien un aljibe, medieval. Al pasar por delante de ella , unos "guiris" se toman unas fotos abajo junto al estanquillo. A media mañana llego a Villamayor acercándome al Albergue de Peregrinos regentado por una Asociación holandesa. En la terraza orientada al sur y por lo tanto muy soleada me tomo un descanso y me dispongo a almorzar. Soy el único español entre el guirigay de peregrinos.

        Después del descanso, me dispongo a afrontar los 13 km de soledad entre verdes trigales y cebadales que se pierden en la lejanía, llama la atención la ausencia de sombra en todo el largo recorrido. Son momentos de recuerdos, meditación y confesiones interiores. Sin apenas sentirlo, hago mi entrada en Los Arcos a la una y media dirigiéndome directamente al Hotel "Mónaco" recomendado por el camarero del Bar Astorriaga de Estella (27 euros + IVA). La verdad es que tenía razón, aunque algo caro para un peregrino solitario, merece la pena si se puede pagar. Está como quien dice de estreno. Todo muy limpio. Me toca una habitación con balcón que da a la plaza. Me doy una buena ducha y me acerco al Restaurante Ezequiel para comer. Como de costumbre muy bien.

        Después de la consabida siesta, recibo las llamadas telefónicas de Pascual y Juan anunciándome que han llegado sin novedad a sus respectivos hogares e interesándose por mi estado. Qué sanas amistades salen del Camino!!

        Un paseo por el pueblo para admirar sobretodo la monumental Iglesia románica de Santa María con su torre de estilo plateresco en cuyo interior barroco preside la imagen de Santa María de los Arcos de estilo gótico destacando también su claustro del mismo estilo. Casi sin quererlo la tarde va tocando a su fin. Ceno en el Hotel donde coincido con algunos peregrinos, por supuesto extranjeros, conocidos de vista en el Camino. De momento nos saludamos con gestos, tiempo habrá para un contacto mas personal.

        El cielo se ha ido entoldando lentamente y su color grisáceo amenaza lluvia y en efecto, antes de llegar al hotel comienza a caer un ligero chirimiri. Ya veremos lo que nos depara el día de mañana.

        Buenas noches y hasta mañana.

 

Puente la Reina-Estella Los Arcos-Logroño

Portada